6 oct. 2009

noches dibujando océanos y comiendo chocolate

"Hace unos años -no importa cuánto hace exactamente-, teniendo poco o ningún dinero en el bolsillo, y nada en particular que me interesara en tierra, pensé que me iría a navegar un poco por ahí, para ver la parte acuática del mundo. Es un modo que tengo de echar fuera la melancolía y arreglar la circulación. Cada vez que me sorprendo poniendo una boca triste; cada vez que en mi alma hay un nuevo noviembre húmedo y lloviznoso; cada vez que me encuentro parándome sin querer ante las tiendas de ataúdes; y, especialmente, cada vez que la hipocondria me domina de tal modo que hace falta un recio principio moral para impedirme salir a la calle con toda deliberación a derribar metódicamente el sombrero a los transeúntes, entonces, entiendo que es más que hora de hacerme a la mar tan pronto como pueda."








las imágenes salieron del cuaderno, el texto me cayó hoy del (cielo).



7 comentarios:

  1. hola!
    me flipa la primera!
    me ha encantado tu blog!

    ResponderEliminar
  2. Uf! que bello e inspirador.
    Tendrás que regalarnos más de tus palabras con más frecuencia.

    ResponderEliminar
  3. Qué uerte cuando los textos caen del cielo...

    (Justamente, my way de ver "my way")

    Un abrazo.


    Ricardo Cavolo.

    ResponderEliminar
  4. El mar purifica...es como si volvieras a nacer de nuevo...

    ResponderEliminar